RAPA NUI.

Hace unos días vi un especial por televisión sobre la Isla de Pascua o Rapa Nui que me hizo investigar un poco mas sobre este lugar, tan lejano pero a la vez tan cercano.

La Isla de Pascua es una de las zonas turísticas mas populares de Chile. A mitad de camino entre Chile y la Polinesia, sus misteriosas figuras de piedras cautivan a miles de viajeros. No tiene playas extraordinarias, su vegetación es rala y esta lejos de todo, pero Rapa Nui es mas que eso, es una isla de misterios.

Poco sabemos de lo que paso en esta isla perdida en el Pacifico antes del siglo XVIII y este es el motivo por el cual miles de curiosos viajeros llegan luego de cinco horas de vuelo desde Santiago de Chile.

Es la isla mas grande Chile y su capital Hanga Roa, es la única población habitada. Rapa Nui se denomina tanto a la isla, como a los aborígenes que la habitan y a su idioma. Significa, “Rapa Grande o Gran Rapa”, aunque hay otras vertientes que dicen que su significado seria ” el lugar mas lejano” . Hay quienes dicen que el primer nombre que recibió la isla fue Te Pito o Te Henua, que se podría traducir como el ombligo del mundo. Recién en 1722 pasa a llamarse Isla de Pascua, luego que el navegante holandés Jakob Roggeveen, se topara con esta isla, precisamente el domingo de Pascua. .

La isla cuenta con 166 km2 y tiene la forma de un triangulo isósceles, con un volcán extinto en cada punta.

Rano Raraku, sobre la costa nordeste es el mas visitado porque aquí se esculpieron los Moai entre los siglos XIII y XVII. Se cree que los Moai eran representaciones de antepasados difuntos de manera que proyectaran su mana o poder sobrenatural sobre sus descendientes. Los clanes que habitaban la isla competían para ver quien construía el Moai mas importante, como manera de mostrar su poderío. Es así, que, en las guerras entre estos clanes por el control de los recursos de la isla hicieron que fueran tumbados, despojados de su alma y arrojados al mar.

Los Moai fueron fabricados con coral blanco y obsidiana para las pupilas de sus ojos. Se han encontrado muchos ojos en el fondo del mar, lo que confirmaría la teoría antes mencionada.

Mientras que asciendes al cráter del Rano Raraku, por la ladera del Pacifico, aparecen torsos partidos, rostros hundidos en la maleza, figuras decapitadas que forman el yacimiento arqueológico mas grande de la isla. Aquí también esta el Moai mas grande con 21 metros y 182 toneladas. Las clásicas imágenes nos muestran solo cabezas, pero, no es así, muchos de ellos ocultan bajo la tierra, cuerpos completos con pies y manos.

A partir de 1956 unos cuantos Moai fueron erguidos y alineados sobre sus ahus ( altares), de espaldas al mar, o sea mirando a la tribu que debían proteger. Los mas fotografiados son sin duda los de Ahu Tongariki, que esta formados por 15 ejemplares hechos en roca volcánica ubicados muy cerca del Pacifico.

Anakena, es una playa de aguas cálidas, tranquilas y de color turquesa. Un paisaje único que no te podes perder en esta playa, son los 2 Moai con sus ahus ubicados sobre la arena blanca y rodeados de palmeras. Esta es la única playa habilitada para el baño, donde los locales, hacen picnics o practican snorkel o bien entrenan en sus canoas polinésicas. No dejes de probar las empanadas de atún y el Poe, que es un budín dulce de zapallo y harina que vas a encontrar en los locales gastronómicos de esta playa.

Fue precisamente en este lugar donde, según la leyenda, habría desembarcado en el siglo IV, el primer rey de la isla, junto con su familia y sequito, que había zarpado desde Polinesia. En ese entonces, la isla estaba cubierta por bosques húmedos y altos, que, con el correr del tiempo fueron desapareciendo hasta dejar un terreno yermo y una población diezmada. Muchos flagelos azotaron a la isla: sequias, ratas que se comían las semillas de la vegetación, tala de madera, hasta la llegada de los europeos, que fueron los encargados de introducir enfermedades como el sífilis, tuberculosis y viruela. Pero, el golpe final fueron los barcos negreros, que se llevaron a los nativos como esclavos. Actualmente la población es de unos 6000 habitantes, de los cuales aproximadamente la mitad desciendes de los primitivos habitantes de las islas.

Por ultimo, Hanga Roa, es el núcleo de la vida de la isla. Son solo 2 calles sin semáforos, con casas sencillas y coloridas. Se destaca la iglesia en donde las conchas marinas sirven como pilas de agua bendita y el Jesucristo del altar que lleva sobre su cabeza el Pukao o tocado cilíndrico, que tienen los Moai. No hay que dejar de visitar su caleta, donde hay escuelas de buceo, heladerías con vista al mar y cafés.

Al ser una isla tan pequeña y ubicada en medio del océano, son muchas sus carencias: No hay suficiente agua potable, ni combustible, la luz y el gas son escasos y por sobre todo hay muchos problemas con la basura. Al no poder casi reciclar, los desechos se envían en barco a Chile. Aquí se importa todo, desde camionetas hasta comida.

La oferta hotelera es bastante reducida. Se destacan. Explora Rapa Nui: ubicado a 8 kilómetros de la ciudad, sirve de base para explorar la isla. Esta rodeado de arboles y con una increíble vista al Pacifico. Ofrece programas con todo incluido que va desde el traslado desde/hacia el aeropuerto, comidas, bebidas y actividades en bicicletas, caminatas y acuáticas. Hangaroa Ecovillage & Spa, situado a 8 minutos caminando del centro de la ciudad, se ubica también frente al mar. Su construcción se camufla con el paisaje, porque sus techos esta cubiertos de pasto. Cabaña Morevava. Ofrece una diseño de vanguardia ya que fueron prefabricadas y posadas sobre el terreno para invadir lo menos posible el espacio. Posee un sistema de recolección de agua de lluvia para riego ventilación cruzada para evitar el aire acondicionado y paneles solares para calentar el agua.

Si viajas en la primera quincena del mes de febrero, vas a disfrutar del festival Tapati Rapa Nui, que es el festival cultural mas importante de la isla, donde se homenajea y preservan las tradiciones del pueblo. Hay competencias de baile gastronomía, arte, música y deportes. El mas importante es el triatlón, que tiene lugar en el interior del cráter del volcán Rano Raraku. Una de las actividades principales es la carrera de balsa construidas con totoras.

Como verán es un destino turístico, poco conocido y muy interesante para explorar en familia, en pareja o bien solo. No te lo pierdas!!

Nos vemos en el proximo post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s