Una ciudad, dos continentes: estambul

Como ya les conté , Estambul es la ciudad que elegí para que conozcan estos próximos post.

Este viaje fue en el año 2015 en donde me quede solo cinco días completos.

En el post anterior les conte la visita que hice a Topkapi, sus jardines y a la Cisterna Basílica. Este segundo día traerá otra de las maravillas de la ciudad. Santa Sofia de Constantinopla o Hagia Sophia simplemente.

Nuestro segundo día completo en Estambul amaneció también soleado por suerte. Ya estábamos en nuestra nueva habitación del hotel mucho mas grande y con nuestras delicias turcas a la orden. Ese día luego del desayuno salimos hacia la mística iglesia, mezquita, o museo según el correr de los años, hoy , volvió a ser mezquita.
Cuando llegamos había cola para poder entrar, pero, se movía bastante rápido. Pagamos la entrada unos 9dolares y si querías sacar la audio guía tenias que pagar aparte unos mas o menos 3 dólares. Es aconsejable para entender un poco mas el significado del lugar. Santa Sofia se considera la obra mas grande y sagrada de la época Bizantina. Fue utilizada como iglesia durante 916 años, desde su construcción en el año 537 hasta el día de la conquista de Estambul en 1453. Desde esa fecha hasta el año 1934 se la utilizo como mezquita y sus mosaicos fueron cubiertos. Por orden de Ataturk, fundador de la republica Turca, en febrero de 1935 y luego de sacar a luz los mosaicos bizantinos que habían sido cubiertos, se inaugura como museo. Fue también la primera construcción de base cuadrada que esta cubierta por una cúpula central y dos pequeñas semicupulas. La iglesia contiene una gran colección de reliquias de santos y, durante la época islámica se agregaron detalles arquitectónicos propios como un nicho semicircular (mihrab) que indica la dirección hacia La Meca, el mimbar, que es una plataforma elevada donde el imán sube a dar los sermones y por ultimo se agregaron cuatro minaretes. Lo imperdible es el mosaico que esta justo encima de la Puerta Imperial que representa a Jesucristo con un emperador arrodillado a sus pies. Una vez que pasas esta puerta encontras dos urnas que fueron incorporadas en la época del Sultán Murat II  para que los fieles pudieran llevar a cabo sus abluciones. Un poco más a la izquierda hay un curioso quiosco elevado y rodeado con una celosía, el cual fue instalado en el siglo XIX para que el sultán pudiera asistir a los rezos sin ser visto. Al mirar hacia arriba, uno de los detalles que primero llaman la atención son cuatro medallones grandes  con su hermosa muestra de caligrafía árabe que son del siglo XIX .

Hacia un costado tenes el acceso a la planta superior en donde podes admirar en todo su esplendor el edificio. Además hay una seriede mosaicos bizantinos que son dignos de ver, aunque la mayoría no están completos.

Creo que mas que tanta palabra, les dejo unas imágenes para que vean lo esplendorosa obra.

Los jardines, si bien son simples, podes recorrerlos y ver algunas obras escultóricas diseminadas por el. también hay un bar y un lugar donde comprar recuerdos.

Una vez que terminamos la visita, caminamos hasta llegar al Gran Bazar. Cuando escuchamos hablar de Estambul, una de las primeras cosas que se nos viene a la mente es el Gran Bazar ( Kapali Carsi en turco). Que les puedo decir de este lugar!! Primero, hay que ir con mucha paciencia, porque suele haber mucha gente, segundo, es muy grande y hay que tomar en cuenta la puerta por la que entras para tratar de salir por la misma, tercero, saber decir que no, porque los vendedores suelen ser muy insistentes y te pueden correr por varios metros para venderte sus productos. y por ultimo, no entusiasmarte y comprar todo lo que veas: en muchos lugares de los alrededores vas a encontrar el mismo producto, mucho mas barato.

Como les conté es un lugar muy grande, ocupa unas 35 hectáreas cuenta con 80 calles. Hay 18 puertas, pero se destacan 2, la puerta Nuriosmaniye que encima tiene un escudo con una pistola , un libro y la bandera y la puerta de Bayazit que tiene el monograma del Sultán Apdulmecid y la inscripción ” Dios quiere al que hace negocios”. Dentro del bazar hay siete fuentes, un pozo, una mezquita y doce capillas.

Vas a encontrar para comprar, narguiles, cerámicas, objetos de cobre, ónice, oro, tazas de café, telas, etc. Si decidís comprar allí, recorda el regateo, es sencillamente necesario.

Pasamos un largo rato recorriendo las instalaciones y sobre todo los alrededores, en donde encontras todo tipo de telas, objetos de diseño, alhajas, mucho oro, mucha gente, mucho trafico. La paciencia es moneda corriente en este lugar.

Por la tarde salimos a la zona de Eminonu, en donde había unos barcos muy curiosos que te vendían sándwich de pescado al paso. Les dejo aquí unas fotos para que vean.

El dia termino con un paseo por el Bósforo. Fue fácil, fuimos hasta la terminal de barcos y ahí compramos el boleto para el viaje. El Bósforo es un estrecho que conecta el Mar Negro con el Mar de Mármara y separa Estambul en dos partes, la europea y la asiática. Para cruzar el estrecho hay dos puentes: el Bogazici y el Fatih Sultan Mehmed. Ambos tienen una longitud similar de algo mas de un kilometro. El recorrido dura 1 hora aproximadamente y durante el recorrido, ves varios palacios como por ejemplo Bylerbeyi, Ciragan y Dolmabahce. El barco primero se concentra en los edificios históricos que hay sobre la margen asiática y luego sobre la europea. El cruce hacia la orilla contraria se hace cuando llega al segundo puente, donde también se puede ver la Fortaleza de Rumeli Hisar, que es un castillo construido en el siglo XVI para prevenir que la flota bizantina cruzara el estrecho. Particularmente mucho no me gusto el paseo, si bien se ven esos edificios y la postal es muy linda, podría haber empleado esa hora de recorrido en otra atracción. Son gustos personales.

A nuestro regreso, volvimos al puerto de Kabatah y desde alli tomamos el tranvia hasta la Plaza de Sultanahmet y luego caminamos hasta el hotel como hicimos siempre. Esa noche cenamos en el restaurant famoso que estaba en la galería que cruzábamos todos los días para ir a la plaza. Se llama Mesale y es un restaurant típico turco por lo tanto no te van a servir bebidas alcohólicas. Comes muy bien y rico disfrutando de un buen espectáculo de música y baile turco. Luego de la cena nos fuimos a descansar. Al día siguiente nos tocaría visitar el otro icono de la ciudad. La Mezquita Azul.

Esto lo veremos en el proximo post. Nos vemos!!!

.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s