ROSARIO SIEMPRE ESTUVO CERCA. PARTE II

Hola a todos, Aquí sigo todavía en esta ciudad muy linda y muy calurosa. Estoy escribiendo este post en la costanera sentada a la sombra de una palmera, frente al rio y disfrutando entre otras cosas de la tranquilidad y el viento fresco que sopla. Si me voy de aquí hacia adentro de la ciudad, es el infierno mismo. Ahora entiendo cuando a la tarde, al bajar el sol, ves a muchísima gente haciendo picnic aquí. Vienen con sus perros, sillas plegables, mate, música, cerveza y se quedan horas. Podes pasar, como hicimos anoche a las 9 y todavía están sentados. Creo que este es el lugar mas fresco y disfrutable de la ciudad.

La semana pasada les conté mi llegada y aventuras hoteleras, esta semana les traeré algunos aspectos turísticos de la ciudad. No los voy a aburrir con la búsqueda de departamentos para vivir, pero, si alguien necesita alquilar algo me escribe por privado , les cuento y aconsejo.

El viernes pasado había llovido mucho durante toda la madrugada y parte del día, es mas, todos pensaban que iba a durar todo el fin de semana, pero al final no fue así. Como no tenia que ver departamentos hasta la tarde me fui al shopping Alto Rosario, pensé que mirar vidrieras un rato me distraería y quizás mientras comía algo les hacia un post sobre la ciudad. Puse mi amigo el GPS en el auto y llegue bastante rápido, ya que esta a unos 2 kilómetros de la ciudad. El shopping es muy lindo y esta hecho sobre la estructura original de los talleres de estilo ingles de Ferrocarril Central Argentino de principios del siglo XIX. Es muy grande, hay patio de juegos, patio de comidas, cines ( cerrados por la pandemia), un Coto y un Museo Ferroviario. Ah, también hay un Rock & Feller’s, en la zona del estacionamiento, que es grandísimo, pero, nunca hay lugar para comer, si quieren ir, hagan reservas con bastante anticipación, o bien vayan con paciencia porque las esperas suelen ser largas. Por la pandemia en el patio de comidas, solo se puede comprar comida para llevar o bien, si el tiempo lo permite, armaron un lugar muy lindo para comer al aire libre, bien resguardado del sol, pero, ese día, por razones climáticas no se podía utilizar. Los precios de las vidrieras me parecieron un poco caros, pero, como desde el comienzo de la pandemia no volví a ningún shopping en Buenos Aires, no puedo hacer ninguna comparación.


Luego de una vuelta, volví al centro a buscar a Eduardo porque teníamos que ver un departamento y desde allí nos fuimos al Casino. No creo que fuera mas de las 7 de la tarde y había muchismo trafico en la zona. Recuerden que el casino esta en la entrada a la ciudad y que la zona no es muy linda. Si no tienen auto, pueden ir en taxi o Uber que esta bastante difundido. Creo que podes llegar en transporte publico, pero no te lo recomiendo sobre todo a la noche. Por suerte hicimos poca cola, nos cobraron una entrada de 50 $ y no tomaban ni temperatura, ni desinfectaban, solo te hacían bajar el barbijo para que la cámara te registre. Adentro todo muy ordenado, mucha limpieza que personal que cuando te levantabas de una maquina, pasaba desinfectante. Había sectores de maquinas deshabilitadas, para que la gente no se amuche, maquinas con separadores , tótems con alcohol en gel por todos lados y si te veían con el barbijo mal puesto te obligaban a ponértelo bien. Como a las 11 de la noche, fuimos a cenar a City Rock, que es un restaurant dentro del hotel que esta ambientado con recuerdos de artistas argentinos, especialmente rosarinos. En un estilo Hard Rock, pero nacional. Si bien era con reserva, pudimos entrar porque había algunas mesas libres. Luego de cenar que nos costo mas o menos 2600$ sin postre sin vino, cómo te daban un free pass para el casino, volvimos un rato mas, porque, por la emergencia sanitaria, todo aquí termina a la 1.30. Sépanlo, si comes ahí y superas los 1500$ te dan un pase para entrar sin hacer cola que, por cierto era a esa hora bastante larga. Como la suerte mucho no nos acompaño, nos fuimos cerca de la 1, pensando que íbamos a hacer al día siguiente, sábado.

Amaneció bastante feo, nublado con ganas de llover. Lo primero que hicimos fue a caminar por la costanera y al medio día agarramos el auto y nos fuimos hasta la zona de los balnearios que esta a mas o menos 10 kilómetros del centro. Hay una parte que es publica y otra privada donde tenes que pagar entradas. La zona es típica con puestos de bebidas frutales, licuados, comidas rápidas, helados etc. Hay una zona de mesitas y sillas donde podes comer y luego bajar a la playa. No es el concepto de playa de arena blanca que conocemos, sino que es mas agreste. Como había llovido mucho había zonas resbaladizas. Si bien había gente en la plaza no se estaban bañando, sino que solo tomaban el poco sol que salía de a ratos o bien hacían algún deporte náutico, como kayak, remo y jet ski y desde nuestra posición se veía la largada de una regata de veleros en la costa de Entre Ríos. Ahí los quedamos un rato hasta que empezó a cubriese el cielo y a caer algunas gotas.. Para tener en cuenta, la policía patrulla las playas e inspecciona las heladeras, si te ven bebidas alcohólicas, te invitan a retirarte .

Como todavía era temprano fuimos en el auto a ver el barrio Alberdi y como quien no quiere la cosa, agarramos la ruta que decía San Lorenzo a 20 kilómetros. Le dimos derecho para allá ya que quería ver como estaba la ciudad, la cual habíamos visitado unos años atrás.

La ciudad es famosa por haberse librado allí la Batalla de San Lorenzo que fue un enfrentamiento armado que se llevó adelante junto al convento de San Carlos, En él, fuerzas independentistas sorprendieron y vencieron a las españolas , quienes vía fluvial aprovisionaban la ciudad de Montevideo . Tiene el privilegio de ser el único combate en territorio argentino que libraron tanto el Regimiento de Granaderos a Caballo como su creador, José de San Martín. Lo primero que ves es el Campo de la Gloria, con un monumento que recuerda el lugar en donde se libro la batalla. Se destaca un hijo del Pino histórico, en donde San Martin escribió luego de la batalla el parte de guerra. Frente a este campo esta el famoso convento ( en este momento cerrado ). El complejo esta integrado por la iglesia, construida en 1807, el convento, un seminario y dos colegios. En el refectorio principal, se instalo el hospital de campaña y se dice que allí falleció el Sargento Cabral, que junto con los demás fallecidos, fueron enterrados en el huerto. En el Museo Histórico del Convento hay exhibiciones de arte religioso, varias salas que son consideradas monumentos históricos, como ser la celda que alojo a San Martin, el refectorio y las exhibiciones que muestran en detalle la construcción del convento

En la anterior visita, fuimos al Museo Histórico Sanmartiniano, ahora obviamente esta cerrado, pero, cuando se arregle todo esto, no dejen de visitarlo. Es un lugar dedicado a plasmar la vida y obra de San Martin, mediante dioramas. Estas son imágenes que mediante juegos de luces en una sala oscura, da la sensación de movimiento. Muy bueno y sobre todo muy didáctico.

Aqui les dejo unas fotos de nuestra anterior visita a la ciudad.

La ciudad estaba con poco movimiento y como no pudimos hacer nada mas, volvimos a Rosario, pero esta vez lo hicimos por la autopista que cuesta 20$.Por la noche solo teníamos ganas de cenar e irnos a dormir, esta vez nos toco ir a Don Ferro en la costanera, pero, hacia tanto frio y había tanto viento que comimos adentro.

El domingo nos encontró con mucho calor, parecía que el frio de la noche anterior se había esfumado. ja ja. Eduardo quería cortase el pelo y como había visto una barbería en el shopping ahí fuimos. Mientras se lo cortaban di unas vueltas mas , hice una compra en Coto que tiene los mismos precios que en Buenos Aires, pero lo que mas me llamo la atención es que el shopping estaba bastante lleno de gente tomando en cuenta que era mas o menos las 1130,parece que lo toman como centro de reunión de amigos. Cuando volvíamos al centro encontramos que en los alrededores de Boulevard Oroño hay una feria de alimentos y de antigüedades. Ahí encontrabas cosas muy interesantes sobre todo para coleccionistas, pero, se destacan, hay varios stands que venden ropa usada en excelentes condiciones a precios muy accesibles. Almorzamos en un lugar llamado Beatmemo, que es un pub que hace tributo a los Beatles, no solo en su música sino también en su comida. En su carta vas a encontrar muchos platos inspirados en sus integrantes y en el tipo de comida que ellos comen. El resto de la tarde la pasamos descansando en el hotel hasta el atardecer, que, como todos los días hicimos nuestra caminata por la costanera.

El resto de la semana paso haciendo lo que vine a hacer, buscando departamentos, pero, el viernes dije basta, hasta aquí llegue, me dedicare a hacer un poco de turismo.

Es así como averigüe que existe un bus turístico ,que funciona solo los viernes sábados, domingos y feriados con horarios establecidos. El recorrido es de 2 horas, pero, no lo tome, porque si bien encontré las paradas en ningún lado vi el recorrido. El costo si sos argentino adulto son 1200 pesos si sos extranjero adulto son 3040$.

Me fui hasta la plaza principal, que, como bien sabemos, en sus alrededores tiene el Palacio Municipal, la Catedral, el correo y en este caso en particular, tenemos a continuación el Monumento a la Bandera. Su nombre es 25 de Mayo y es el lugar donde descansan las cenizas de las Madres de Plaza de Mayo de Rosario. En el centro de la Plaza hay una columna dedicada a la Libertad Nacional y esta rodeada de una serie de estatuas de héroes nacionales.

El Palacio de Gobierno, también llamado Palacio de los leones, debido a que en su puerta hay dos figuras de estos animales, se encuentra frente a la Catedral, separado por el Pasaje Juramento, que te lleva directo al Monumento a la Bandera.

La Catedral de Nuestra Señora del Rosario, es la sede del arzobispado de Rosario. La Basílica data de finales del siglo XIX .Su altar mayor fue hecho con mármol de Carrara, es originario de Italia y fue emplazado en 1898. Ingresando por una de las escaleras laterales, accedemos al subsuelo y nos encontramos con el Camarín de la Virgen, que puede albergar a 150 personas y fue inaugurado en mayo de 1925. ​La imagen de la Virgen del Rosario fue traída desde Cádiz, España en 1773. 

Desde allí, cruce el Monumento a la Bandera y el objetivo era llegar hasta el Planetario, realmente fue imposible, primero, porque el sol me estaba cocinando y segundo porque por la calle no había nadie. Así que dije, lo dejare para otra oportunidad. Algunas fotos del camino truncado hacia el Planetario.

Doble por la calle San Juan y desde allí camine hasta la peatonal Córdoba, para sentarme al fresco y tomar una rica limonada. Por cierto en Rosario se usa mucho tomar limonadas, pomeladas y sus variantes con frutos rojos, y otras cositas, no dejen de probarlos.

Después de tomar fuerzas, camine un poco mas y llegue a la esquina de Sarmiento y Santa Fe en donde se encuentra el mítico bar El Cairo. Estaba lleno de gente, por mas que era medio día. No pude entrar por el protocolo de covid, y como estaba lleno, pues, a esperar turno afuera. Si bien no entre, les cuento un poco de data. Es un bar muy antiguo que data de 1943 y se hizo famoso por que allí se reunían artistas e intelectuales locales y extranjeros. Se hizo mas famoso porque Roberto Fontanarrosa lo inmortalizo en su libro ” La mesa de los galanes”. En la antigüedad era el típico bar donde los hombres se juntaban a jugar al billar y hablar de sus temas favoritos, el futbol y la política, con el paso de los años se va abriendo mas a los jóvenes que buscan reunirse allí con gente amiga. Fue reinaugurado en el año 2004 tal como lo vemos en la actualidad, con un diseño mas colonial y un interior en donde hay hasta una biblioteca y un escenario que es ocupado cada lunes por artistas locales o internacionales. Cuando ya este instalada allí, les mostrare fotos del interior.

Ese fue mi ultimo día en Rosario, de esta etapa. Pronto volveré y tendré un panorama mas amplio de lo que la ciudad ofrece. A simple vista tenemos una oferta gastronómica importante y variada, y una costanera fantástica muy bien acondicionada que reúne a toda la familia ( incluidos los perritos) todas las tardes/noches calurosas de verano. Si les gusta la cerveza hay un polo cervecero importantísimo en el barrio de Pichincha, casi no se puede andar en auto por las calles de ese barrio porque las han cubierto con mesas. Muy lindo todo!!

Los espero pronto!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s