ROSARIO SIEMPRE ESTUVO CERCA.

Así lo dice una canción de Fito Páez y es cierto. A solo 3 horas de auto, 6 horas en tren , 4 hs 30 en micro o 45 minutos de avión se encuentra esta ciudad.

Les cuento porque muchos no lo saben. A Eduardo, de su trabajo, lo trasladan a Rosario, así que, dentro de poco tiempo me vengo a vivir aquí. Estos días estamos buscando lugar para alquilar, una empresa un tanto complicada pero no imposible. En este post les contare como paso estos días, mis aventuras con el alojamiento y en próximas entregas iremos descubriendo entre todos lo que esta ciudad ofrece.

Empecemos con el viaje. Salimos el domingo pasado mas o menos a las 11 de la mañana, en nuestro auto. Era un día hermoso, típico de verano y pensábamos que nos íbamos a encontrar con un montón de gente, por lo menos en la panamericana, pero no, encontramos trafico normal. Solamente hicimos una parada para cargar combustible en San Pedro y llegamos a Rosario tipo 14 horas. La ruta panamericana muy tranquila y en muy buen estado. Tiene peajes, así que si van asegúrense de tener el dispositivo del telepase, porque sino les cobran doble. Otra cosa a tomar en cuenta. El telepase sirve solamente para la capital y algunas ciudades dentro de buenos aires, pero, cuando pasamos a la provincia de Santa Fe y quisimos pagar no sirvió. Hay que sacar una extensión que es el telepaseplus.

Hay que ser realista, si llegas en auto, la entrada a la ciudad es realmente muy, pero muy fea. Hay un gran contraste entre el Hotel City Center en donde esta el casino y el entorno, que esta dominado por una gran villa de emergencia. Ir con cuidado!!!!.No salirse de la ruta para nada!!. Nosotros habíamos estado hace unos cinco años por un fin de semana y sabíamos como era la entrada, pero si es tu primera vez, no tengas miedo, no toda la ciudad es así. La autopista Rosario Buenos Aires, se transforma en el Boulevard Oroño luego de pasar por el Parque de la Independencia.

Teníamos nuestro alojamiento reservado en el centro de la ciudad, en un hotel que se llamaba Barón del Mil. Como buen agente de viajes que soy entre a investigar un poco, porque nunca lo había oído nombrar. Si bien tenia pagina web, y criticas bastante buenas en TripAdvisor ( es como una biblia para nosotros), ningún operador lo tenia dentro de la opciones para vender. Volvamos a la ciudad de Rosario. Cuando llegamos era un infierno en cuanto al calor. Hacia como 35° a la sombra!!!. Lo único que queríamos hacer cuando llegáramos al hotel, era comer algo y descansar un rato al fresco. Nos costo encontrarlo un poco porque estaba en una calle cortada. Se veía muy sencillo y a simple vista cumplía en la entrada con las disposiciones vigentes de Covid. Luego del check in bajamos el auto a la cochera. Solo les voy a mostrar esta foto, que resume lo que era el lugar y ustedes saquen sus propias conclusiones.

Subimos hasta el 4to piso donde estaba nuestra habitación, entramos y me golpeo el calor. En la habitación solo entraba la cama matrimonial, dos mesas de luz y nada mas. El baño estaba modernizado, pero un tanto descuidado en su aspecto.

Como estábamos con hambre dejamos las valijas, prendimos el aire para que se refresque y salimos a comer. Hicimos una cuadra por la peatonal San Martin y no había nada de gente y menos aun negocios abiertos, doblamos por la calle Rioja y seguimos para el lado del rio. En todo el camino no encontramos ningún lugar donde comer o por lo menos donde tomar algo fresco. Todo cerrado, nada de nada. Me recordaba a esas películas americanas del desierto, en donde corren los fardos de paja por los campos. En ese momento, pensé, que es lo que estoy haciendo acá, abajo del sol a 300 kilómetros de mi cómoda casa, muriéndome de calor y sed. Socorro!!!!!. me quiero ir!!!!. Tal cual como en un desierto, apareció un Oasis. Encontramos un lugar muy lindo para comer que se llama VIP Rosario. No tuvimos que esperar , comimos adentro porque si bien afuera estaba reparado, nos recomendaron hacerlo allí porque estaba mas fresco. Nos pedimos 1/2 carlito que tenia huevo y morrones, un sándwich de jamón crudo, cerveza y pepsi, todo por 930$, quizás no es barato, pero tampoco es demasiado caro.

Estábamos super frescos, pero ya teníamos ganas de ir a descansar. Muy a nuestro pesar salimos y caminamos por la calle San Luis hasta nuestro hotel a unas 10 cuadras mas o menos. Cuando llegamos a la habitación, el aire que habíamos dejado prendido no había enfriado suficiente. Me dije, afuera hace mucho calor, esperemos un rato mas, mientras, empiezo a guardar la ropa. Sorpresa!!! cuando abro los 2 cajones que había veo una gruesa capa de polvo como si nadie lo hubiera limpiado en meses. En estos momento en donde la limpieza es fundamental, no puedo dejarlo pasar. Así que poniendo buena onda lo limpie con mi sanitizante. El aire seguía sin enfriar mucho, así que aprovechando que tenia que salir a buscar algo para tomar ( el hotel no tenia ni siquiera la posibilidad de comprar bebidas ahí mismo), le pedí a la persona de recepción que si se podía hacer un cambio de habitación, por una un poco mas grande porque yo tenia que trabajar durante los 12 días que nos íbamos a quedar y no tenia ningún lugar como para hacerlo. Me dijo que iba a hablar con el encargado y me avisaba. No paso ni media hora cuando nos toco la puerta( el teléfono no andaba) y nos dice que nos podíamos mudar a otra habitación mas amplia. La vinos, era una con 3 camas, mas grande, así que nos mudamos. La disposición de las camas no era muy buena, así que, nos pusimos a correr una de ellas, y se nos sale una de las patas quedando chueca. A esta altura mi humor no era el mejor, pero había que tomárselo con calma. Comencé a guardar la ropa y al abrir un cajón, se cae sobre el de abajo, se traba y es casi imposible abrirlo. No es que había mucho lugar para guardar cosas ( solo esos 2 cajones y 1 roto), pero, bueno, guarde lo que me entro y el resto quedo en la valija. El aire acondicionado por suerte andaba bien, así que, luego de un baño salimos a buscar algún lugar para cenar. Fuimos a comer a un lugar llamado Abasto, sobre la avda. Pellegrini. Comimos una pizzanesa de pollo, cerveza y pepsi por casi 1000 pesos,

Terminamos la noche con un helado de Gianduia. No se lo pierdan son riquisimos!!!!!

Volvimos a nuestro hotel, cansados y nos fuimos a dormir. La sorpresa fue cuando abrí la cama, las sabanas estaban negras y agujereadas. El colmo!!!!. En el pasillo había disponible alcohol al 70%, para que te pongas al bajar del ascensor. Lo agarre y rocié toda la cama con eso. Fue preferible dormir mojada que agarrarme covid

Eduardo ya estaba de muy mal humor y había decidido pedir a la empresa que lo cambien de hotel, porque no cumplía con los mínimos requisitos de limpieza. Esa noche la pasamos bastante mal porque se levanto mucho viento y lluvia y las puertas y ventanas se movían mucho. Al día siguiente ( lunes) amaneció feo y lluvioso, pero por suerte había bajado la temperatura. Eduardo se fue mas temprano y cuando fue a desayunar se encontró con que solo era café de saquito o te, con 2 medialunas. Nada mas!. Me aviso para que fuera preparada, pero no me preparo para ver lo sucias que estaban las mesas. Apoye los brazos y me quedaron pegados. Les dejo la foto de la servilleta con que limpie la mesa.

Ya se me habían volado todos los patos y pedí hablar con el encargado. Se las hago corta, cuando vino, no solo le dije que la habitación estaba mal mantenida, sino que todo estaba muy sucio y que el desayuno era espantoso. Lo de la limpieza me dijo que la habitación había estado desocupada hacia 8 días y no se había repasado y lo del desayuno, es que, debido al covid no se podía servir otra cosa. Nos volvieron a cambiar de habitación a una mas grande con 3 camas individuales, una matrimonial, y el mismo ropero. A todo esto, la empresa nos había autorizado un cambio de hotel, solo me pidieron que “aguantara” una noche mas, porque el nuevo hotel, no tenia lugar esa noche. Con esa esperanza de algo mejor, me quede tranquila y no dije nada mas, En esta ultima habitación me encontré con que las palomas habitaban en el balcón y se habían puesto nerviosas porque abrí la ventana, ah y por cierto, me quede con la manija en la mano. Dije..ommmmmmmm, tranquila solo es una noche y seguí con mi esquema del día, que incluía visitar departamentos.

Sali a la calle que hasta el día anterior parecía un desierto, y se había transformado en una calle normal con muchos negocios de diferentes cosas, pero de baja calidad. Si conocen la Ciudad de Buenos Aires, seria como Constitución. Por la tarde después de ver un departamento, caminamos con Eduardo por la costanera que esta en la zona del barrio Martin. Si bien esta bastante arreglada, no esta tan linda como en la zona del Parque España. Pasamos por el Monumento a la Bandera que solo se puede visitar por afuera.

Es la obra más emblemática de Rosario. Está a pasos del río y se conecta al casco histórico a través del Pasaje Juramento, ocupando el sitio donde en 1812 Manuel Belgrano izó por primera vez la bandera argentina. Ocupando una superficie de 10.000 metros cuadrados, esta obra completamente revestida en mármol travertino representa en su conjunto la nave de la patria surcando las aguas de la eternidad hacia su futuro de grandeza. Se destacan tres partes: La Proa, el Patio Cívico y el Propileo Triunfal de la Patria que, junto a esculturas y relieves, simbolizan los momentos históricos del país desde su nacimiento hasta su organización constitucional, pasando por sus valores económicos, culturales, telúricos y geográficos. Debajo del Propileo se encuentra la Galería de Honor de las Banderas de América, recinto que rinde homenaje a las banderas de los países integrantes de la Organización de Estados Americanos, transmitiendo el espíritu de confraternidad entre los pueblos del continente.

Todo esto esta en los folletos que me dieron en el nuevo hotel donde estoy alojada ahora, no crean que se tanto de estilo arquitectónico.

Hay recorridos guiados gratuitos y también si te bajas la aplicación de Rosario turismo, podes hacer el recorrido por tu cuenta. También se puede subir al mirador, pero, por la emergencia sanitaria esta temporalmente cerrado.

Les dejo unas fotos para que vean lo lindo que esta.

De camino al hotel y a la salida del monumento, pasamos por la Catedral y el Palacio Municipal, de allí seguimos paseando por la Peatonal Córdoba hasta llegar a San Martin. Como eran casi las 8 de la noche, los negocios empezaban a cerrar y la zona vuelve a ponerse triste. Esa noche cenamos en una parrilla llamada La Estancia, sobre la avda. Pellegrini y tempranito nos fuimos a dormir porque al día siguiente tenia una nueva mudanza.

Así fue, nos cambiamos a un apart llamado Catamarca Suites Land.

Esta a dos cuadras del Parque España, en una zona muy linda y tranquila. En esta parte, la costanera tiene todo un paseo renovado con muchos lugares para tomar cerveza o cenar, o solamente pasear tranquilo.

Esta semana nos dedicaremos a buscar departamentos para vivir. No los voy a aburrir con las historias de inmobiliarias y departamentos, que algunas veces me hicieron llorar un poco. Mucho turismo no se puede hacer porque hay muchas cosas cerradas, pero, camine muchísimo la ciudad. Así les puedo decir que la peatonal San Martin tiene negocios de mas baja categoría, mientras que en la peatonal Córdoba están los negocios de mayor categoría y los bancos. Hay un gran polo cervecero en la zona de Pichincha y el Boulevard Oroño, que esta muy lindo e iluminado de noche. Otra zona cervecera es la Avda. Pellegrini, pero allí también encontramos algunos restaurantes, parrillas y heladerías. Fui a dos shoppings, el Portal que esta un tanto alejado del centro y el Alto Rosario que esta en un nuevo polo de edificios que esta surgiendo. Ambos bastante vacíos y con algunos negocios cerrados.

Por hoy los dejo con esto. Hay muchas mas aventuras para contar porque me quedo una semana mas y seguramente algo turistico podre hacer.
El fin de semana se acerca y veremos que ofrece la ciudad como para hacer.

Los espero pronto!!!

Un comentario en “ROSARIO SIEMPRE ESTUVO CERCA.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s