MINITURISMO EN BUENOS AIRES: SAN ANTONIO DE ARECO

Como les conté en el post anterior de Lujan, esta semana les traigo unos lugares ideales para una escapada de fin de semana. Hoy San Antonio de Areco.

Ubicado a 113 kilómetros de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y al norte de la provincia de buenos aires, esta ciudad es conocida como la capital de la tradición.

Desde Buenos Aires, la forma más rápida para llegar a San Antonio de Areco es en auto. Para ello, hay que tomar la ruta Panamericana. Después, en la segunda bifurcación, doblar sobre el lado izquierdo por el Acceso Norte, para llegar en la Ruta Nacional 8 hasta el Km. 113. El tiempo estimado de viaje es 1 hora 30.

Si no tenes auto, la solución mas económica es el autobús de larga distancia que salen desde la terminal de ómnibus de Retiro. Hay varias empresas que llegan hasta la ciudad y parten generalmente cada hora. El tiempo estimado de viaje es de 2 horas.

La ciudad atrae a numerosos turistas que vienen por el ambiente tranquilo y lo pintoresco de las calles coloniales. La ciudad data de principios del siglo XVIII y conserva muchas tradiciones gauchas y criollas, incluida la fina orfebrería y talabartería. En esta ciudad se celebra la Fiesta de la Tradición en noviembre, que es cuando los gauchos se muestran por las calles de la ciudad con todas sus galas.

Las estancias son atracciones por si mismas. Ofrecen servicios de primera calidad ( que en algunos casos incluyen el alojamiento), espectáculos criollos, comidas típicas, actividades rurales y recreativas. Si bien hay muchas y de variadas categorías, me gustaría recomendarles La Cinacina. Ubicada a 400 mts del casco histórico, es un espacio que desde tiempo de la fundación, se convirtió en el lugar de encuentro, fogones, huerta y tambo. Cuenta con un parque de 40 hectáreas donde hay un hotel de campo, con 12 habitaciones, piscina, caballos para todo tipo de jinetes y cancha de polo. Es también lugar de reuniones empresariales y eventos sociales. Se hacen días de campo con almuerzos típicos y fiestas de gauchos. Muy recomendable !

Completa la oferta turística, las excursiones a los pueblos cercanos, la pesca en el rio Areco, cabalgatas, carreras de sortija, fogones criollos y guitarreadas.

La ciudad fue fundada bajo el nombre de Pagos de Areco en el año 1730, tomando como punto de partida la construcción de la primera capilla dedicada a San Antonio de Padua.

Es famosa por la publicación del libro Don Segundo Sombra de Ricardo Guiraldes, escrito en 1926, en donde se describe el encuentro entre un gaucho y un huérfano en La Blanqueada, una emblemática pulpería de la ciudad. Se dice que el autor se inspiro para escribir este libro en Segundo Ramírez, un gaucho que vivió y trabajo en la estancia La Porteña, propiedad de la familia Guiraldes.

Aprovechando que la nombre, la Pulpería La Blanqueada se encuentra cruzando el rio Areco hacia el norte. Era la típica pulpería de campo que recibía tanto a los residentes como a los viajeros y comerciantes que pasaban por el pueblo dispuestos a tomar un trago y descansar. Ahora podes visitarla tal como estaba originalmente. Se exhiben elementos típicos del lugar, pero lo mas atractivo es el patio a través del cual se accede al Parque Criollo.

El casco antiguo guarda muchos secretos ya que algunos de sus edificios son en realidad parte muy importante de la historia. Muchos vieron nacer a grandes personajes y políticos y funcionaron como lugar de reunión o tertulia. 40 lugares fueron declarados de Interés Histórico por el municipio y son protegidos, es por eso que vas a ver que siguen en pie grandes casonas que conservan la estética del 1900.

Podemos empezar la visita de la ciudad por la plaza principal llamada Ruiz de Arellano. Rodeada por los edificios mas importantes: la comisaria, la municipalidad, el registro civil y la Parroquia Nuestra Señora de Padua. Hasta 1922 estuvo instalado en el centro de la plaza un molino que proveía de agua para el riego de plantaciones y molinos. Luego se lo traslado a la comisaria donde siguió funcionando para el uso de esa dependencia y casas vecinas. El molino fue sustituido por la actual rotonda rodeada de piletones.

Según cuenta la historia entre 1710 y 1714 hubo varias invasiones indígenas a la ciudad dejando muchas victimas y destrozos. Es así que los lugareños hicieron una promesa a San Antonio de Padua de construir una capilla en su honor si cesaban los ataques. Esto sucedió durante varios años, así que, Don José Ruiz de Arellano, fundo el primer oratorio en el casco de su estancia. Entre 1720 y 1728, se construyo la primer capilla en honor a San Antonio de Padua con el financiamiento de Ruiz de Arellano, ubicada en el mismo lugar que esta ahora. El edificio que ves no es el original , sino que es el tercero. Sus antecesores fueron destruidos por el mal mantenimiento y malos materiales de construcción. La piedra angular de la iglesia actual fue colocada el 7 de febrero de 1869 y se encuentra debajo de la puerta de entrada principal. En esta piedra se colocó una caja de plomo que contiene el acto original escrito en pergamino, los periódicos del día y algunas monedas de la entonces época.

Cerca de la plaza principal, hay tres de los mejores bares de la ciudad: el Tokio, el Mitre y La esquina de Merti. Vale la pena hacer un alto en el paseo para tomar algo fresco en alguno de ellos.

A pocos metros de la plaza principal, se encuentra el museo y taller de platería de la familia Draghi, donde se exhiben piezas gauchescas del siglo XIX, hechas en plata. No solo aquí vas a ver platería, sino que a lo largo de la ciudad vas a encontrar a numerosos plateros, que junto a los talabarteros, sogueros tejedores y ceramistas forman un grupo de felices artesanos que muestran con orgullo sus trabajos a los visitantes.

Caminando por la costanera del rio Areco y cruzando el puente viejo, llegamos al Museo Gauchesco Ricardo Guiraldes. Merece una visita ya que vas a ver diversas obras, objetos y documentos antiguos que pertenecían al autor. Son diez salas distribuidas en dos sectores dentro de un parque ( el parque criollo) de 97 hectáreas. Dentro del complejo esta la pulpería La Blanqueada, que les comente mas arriba.

La costanera es el lugar preferido por los lugareños para descansar, leer y tomar mate a la orilla del rio. Esta a solo unos pocos metros del pueblo y los fines de semana se transforma en un punto de reunión. Para los que prefieren alejarse de la multitud, podes hacer paseos en kayak por el rio. Las orillas arboladas con ejemplares nativos como jacarandas, lapachos, ceibos y tipas te acompañaran durante todo el recorrido.

Por ultimo, el Puente viejo fue construido para unir ambas costas del rio Areco. Originalmente, el puente tenia cadenas para cerrarse por la noche. Una curiosidad: durante mucho tiempo se cobro un “peaje” a las personas que lo cruzaban, para poder recuperar la inversión de la construcción que había sido hecha por una sociedad anónima.

San Antonio de Areco es una gran ciudad con una tradición muy arraigada, merece la pena una visita aunque sea de un día, pero, si tenes mas tiempo es muy buena idea pasar un fin de semana aqui. Te va a encantar!!!

El proximo destino: Tigre. Los espero!!!

Un comentario en “MINITURISMO EN BUENOS AIRES: SAN ANTONIO DE ARECO”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s