las vegas: la ciudad del pecado

Las cosas más locas e insólitas pueden pasar allí. Es una ciudad rara, muy luminosa, alegre, donde la gente está en su mundo y nada le importa el resto.  Capital de juego y los espectáculos más impresionantes del mundo.

Viajamos en el año 2016, luego de llevar más de 5 años tratando de convencer a Eduardo de sacar la visa de Estados Unidos. En cuanto me dijo si, vamos, me puse a arreglar todos los papeles para hacerla, no vaya a ser cosa que se arrepintiera.

Pero,  (siempre lo hay), había que ir si o si a Las Vegas, el resto no importaba, solo  formaba parte del trato ir a la ciudad juego. Cerramos el viaje en Las Vegas, Orlando y Miami, quedo afuera Nueva York por una cuestión de coordinación de vuelos y cantidad de días. La próxima será.

Viajamos en el mes de abril con un vuelo de Latam que hacia Buenos aires/Lima/Los Ángeles.

El vuelo hasta Lima fue bueno, pero, cuando teníamos que salir de allí, no sabemos bien que pasó que estuvimos dos horas más de demora que las que debíamos tener. Parece que se había roto la puerta de la bodega y no podíamos salir. La gente no estaba muy contenta porque había mucha gente que perdía sus conexiones en Los Ángeles.

Latam

Una vez que se restableció el vuelo, siguió todo en orden, salvo que se hizo muy largo. Finalmente llegamos de noche, pero a nosotros mucho no nos importaba, porque íbamos a hacer noche en el aeropuerto. La idea original era sacar un auto, comprar un GPS  esa tarde y al día siguiente hacer una visita a Los Ángeles, para irnos a última hora de tarde directo a Las Vegas.

Una vez que aterrizo el vuelo, dejamos bajar a toda la gente que estaba apurada por sus conexiones y como no había manga esperamos a los micros que nos dejaron en la terminal. Para hacer migraciones, había unas máquinas que muy bien no las entendíamos, pero, nos sacaban una foto que parece que la comparaban con la que ellos tenían registrada en la base de datos de la visa. Parece que yo no coincidía porque aparecía tachada, asi que tuve que ir con un señor que me miro bastante, pregunto lo clásico y después dijo Welcome to the US…. Palabras mágicas!!!!. Luego de retirar las valijas salimos a esperar el micro que nos llevaría hasta la oficina de Álamo para retirar el auto. Ya era noche, más o menos las 22hs, asi que, comprar el GPS iba a ser imposible, quedaba para el día siguiente. En Álamo esperamos muy poco, entregamos el voucher y muy amable la empleada nos informó que el modelo de auto que habíamos sacado no había, que nos daban un upgrade.Hurra!!!! una vez nos tocó!!!. El auto era divino, nuevo, brillante y grande. Entraba todo lo que llevábamos en el baúl!!.Una particularidad del auto, que encendía con un botón, algo que nunca en mi vida habia visto.

Auto Alquilado en Alamo

Ahora lo único que nos quedaba era ir al hotel, comer y dormir. Al hotel, nos costó un poco llegar porque el mapa no era muy claro. El hotel era el Westin aeropuerto de Los Ángeles, un hotel muy lindo que en ese momento estaba de promoción a no más de USD 100, la noche. Nos registramos y lo único que queríamos hacer era cenar algo e irnos a dormir. Quisimos cenar en el hotel, pero ya los restaurantes estaban cerrados, entonces salimos y nos fuimos a cenar a un Dennis que estaba a la otra cuadra. Cena sencilla de un lugar que vemos en las películas, con la mesera que lo primero que te trae es la taza de café y luego te comes todo lo frito que haya!!. 

A media mañana del día siguiente nos fuimos con la idea de ir al shopping a comprar el GPS y después irnos a Los Ángeles. Entre que llegamos, elegimos y almorzamos, porque como no teníamos desayuno en el hotel, salimos sin tomar nada, se nos hizo las 2 de la tarde más o menos. No teníamos mucho tiempo para recorrer, pero dije, algo tenemos que ver, aunque sea el Paseo de la Fama!!. Fuimos con nuestro hermoso GPS nuevito y llegamos después de una media hora de viaje. Nos encontramos que había un evento de HBO y media ciudad estaba cerrada. Había una presentación de Game of Thrones que ocupaba  media calle Hollywood y por lo tanto tuvimos dejar el auto como a 10 cuadras y caminar. Fue un lindo paseo, vimos unas cuantas estrellas en el piso, entramos en la parte gratis del Guinness World Records Museum y fuimos a la chocolatería Ghirardelli, donde tambien habia una pequeña tienda Disney. De paso, nos quedamos un rato mirando el evento de HBO a ver si veíamos algún personaje conocido, pero, no vimos a nadie que lo sea.

Tipo cinco de la tarde empezamos nuestro viaje a Las Vegas que según los datos que teníamos nos iba a tomar más o menos unas 4 horas. Tomamos la ruta, todavía era de día no había mucho tráfico, diría que el normal. La ruta muy buena, bien mantenida, seguramente habia peajes, pero, por lo menos yo no me entere, porque el auto tenía el aparato para el cobro automático, lo que hace que pases por las máquinas y te cobren sin que te enteres. Parece que están arriba en unas columnas.

Cuando teníamos más o menos la mitad del viaje hecho, empezamos a ver de la mano contraria una fila de autos interminable, era increíble que volviera tanta gente de Las Vegas, pero, era domingo y ya estaban de regreso después de pasar el fin de semana en la ciudad.

Llegamos a Las Vegas de noche cerrada, eran como las 22hs más o menos. Nuestro hotel era el SLS que estaba al final del Strip, casi llegando a las afueras. Un hotel económico,  (usd50 la noche) moderno y, muy importante, con piscina. La entrada al hotel, era media extraña, porque para llegar a la recepción, tenías que pasar por el medio del casino. Esto parece que es una práctica normal que confirme al día siguiente cuando vi como es la actividad en los otros hoteles.

Nos íbamos a quedar en la ciudad por casi 3 días completos y digo casi 3 porque el ultimo día, nuestro vuelo salía a las 23 hs.

La habitación que nos dieron era un tanto extraña, toda pintada de amarillo, con espejos por todos lados y la cama en el medio de la habitación. El baño estaba como adentro de un placard, pero lo importante es que estaba limpia y era silenciosa. Lo que me gusto del hotel es que para subir hasta el piso, tenías que poner la tarjeta magnética y solo te habilitaba a ese piso. Luego nos dijeron que es por seguridad, ya que por el hotel pasaba mucha gente por tener el casino adelante. Una cosa importante de las habitaciones de los hoteles. Si tenes frigobar y no vas a consumir, no toques nada, porque todo tiene un sensor y si lo corres, es como que para ellos lo sacaste, lo consumiste por lo tanto te lo cobran

Esa noche cenamos en el único restaurant del hotel que estaba abierto a esa hora, que solo tenía comidas rápidas. Con los días tuvimos que acostumbrarnos a cenar más temprano si queríamos comer alguna comida que no sea rápida. Ellos cenan temprano, quizás demasiado para nuestro gusto y después de las 22 solo quedan los lugares de comida rápida.

Luego de la cena, dimos una vuelta por el casino, que no tenía mucha ambiente porque ya el grueso de la gente se había ido.

Los días en Las Vegas, no tenían nada preparado, íbamos a ver qué pasaba y sobre la marcha decidiríamos y si no pasaba nada, nos quedábamos descansando en el hotel, al fin y al cabo eran vacaciones.

Mapa de Las Vegas

 Nuestro primer día comenzó a media mañana, si bien nos habíamos despertado temprano porque el sol entraba por las rendijas de la cortina, nos quedamos remoloneando. No teníamos desayuno en el hotel, por lo tanto buscamos mi lugar para desayunar favorito que es el Starbucks. Lo encontramos en el hotel Caesars Park. Agarramos el auto y allí fuimos. Lo bueno que tiene esta ciudad, es que podes moverte en auto y no vas a tener problema para estacionar. Todos los hoteles tienen una parte de estacionamiento gigante para NO huéspedes “GRATIS !!!!” que por supuesto no está cerca de la entrada del hotel, pero, no importa, caminas un poco y listo. Eso nos pasó, el estacionamiento estaba en un piso superior y cuando salimos del auto, todo el calor se nos vino encima. Ufff, mucho calor, mucha humedad, todo muy pegajoso. Entramos en el hotel, mejor dicho entramos en el casino, como en todos los hoteles, primero el casino, luego el resto. Desayunamos y nos pusimos a recorrer el lugar. Ese hotel es divino, muy clásico, con estatuas en los pasillos decoraciones en rojo y dorado. Un patio de comidas bastante variado, como para todos los gustos. Una vez que recorres el hotel, que podes hacer?. Solo sentarte y probar suerte con alguna máquina. No fue nuestro caso, porque suerte no tuvimos. Las apuestas son de 0.01 ctvo. de dólar, y seguro que es por eso que los casinos estaban tan llenos a toda hora, porque con poca plata podes pasarte el día.

Cuando nos aburrimos de estar en ese hotel, nos fuimos al siguiente que era el Bellagio, fuimos caminando porque estaba muy cerca. Entramos y era otro mundo, bien diferente al anterior, porque era muy luminoso, muy alegre. Parte del techo de la recepción estaba adornado con flores muy coloridas, y detrás de los empleados que estaban haciendo el check in había grandes floreros con flores naturales y de todos los colores que se te puedan ocurrir.

Había un congreso importante porque la recepción tenía  mucha gente esperando para registrarse, pero todo estaba muy coordinado. Caminamos un poco y nos encontramos con un jardín botánico con temática oriental. Todo con muy buen gusto, muy fresco, porque cambiaban aquellas plantas o flores que no estaban buenas por otras. Parecía que no estábamos ni en un hotel, ni en un casino, estábamos en un vivero oriental. Para mí, este hotel, por lejos es uno de los mejores que hay en la ciudad.
Un valor agregado que tiene, son las fuentes que ofrecen un espectáculo increíble varias veces al día. Consiste en una coreografía de agua, luz y música tanto clásica como moderna. Son tantas las melodías que se ofrecen que no vas a ver dos espectáculos iguales. Lo podes ver desde la calle sin problemas, como asi también desde el hotel Paris o si te alojas en el propio hotel, hay un tipo de habitación que es con vista a las fuentes.  No dejes de verlas y si el calor es impedimento, bueno, espera a la noche que seguro esta más fresco y las vas a disfrutar mejor.

Como era ya hora de almuerzo encontramos dentro de este hotel  una patisserie, que tenía unas cosas fantásticas!!!. Hicimos un alto en el recorrido, comimos algo y seguimos  conociéndolo. Después de este break entramos a los salones donde se estaba haciendo el congreso que era de medicina. Me asombro que hayamos llegado hasta ahí, sin que nadie nos parara a preguntar que hacíamos porque los congresos a los que fui, generalmente el área de los salones es solo para inscriptos. Estaba muy bien puesto, todo con buen gusto y elegante. Daba gusto estar trabajando ahí.

Dejamos atrás a este hotel y salimos al calor para visitar ahora el Hotel Aria que está conectado con el hotel Vdara. Ya a esta hora estaba un poco cansada de ver maquinas porque todo me parecía igual. Lo bueno, es que los hoteles tenían aire acondicionado y se lo pasaba bien, porque afuera hacía mucho calor.

Hotel Vdara

De ese hotel pasamos al New York-New York que está decorado con los puntos más representativos de esta  ciudad, si , hasta tiene como novedad una montaña rusa!!.  

Hotel New York New York

Ya estábamos por la tarde tirando a la noche y nos fuimos caminando por el Strip que a esta altura empezaba  a mostrar un aspecto más parecido a lo que ves en las fotos y crónicas. Gente con vestimentas extrañas, parejas vestidos de novios, algunas limousines, un paisaje exótico, por ponerle una palabra.

A propósito, no les conté que para cruzar las calles tenes escaleras mecánicas para subir a los puentes peatonales. La primera vez que las vi, dije, esto no puede ser, pero después lo mire mejor y si, están puestas en casi todas las esquinas. También tenes algunos hoteles que se comunican entre sí, o bien a través de pasillos o con un mono riel sin conductor “gratis !!!!”, que no es el mismo que recorre la ciudad.

El último hotel que recorrimos fue el Paris. Como su nombre lo dice, tiene todo como para que vos creas que estás en esa ciudad: La torre Eiffel, el Arco del Triunfo, los restaurantes ambientados como si estuvieras en una calle de Paris y en la entrada un gran globo con una pantalla que anuncia los espectáculos. Queríamos cenar el restaurant de Gordon Ramsay, pero los precios eran demasiado caros para nuestros bolsillos. Así que comimos en uno de los restaurantes más económicos que había en ese hotel.

Ya era noche y nos fuimos caminando al Caesar Palace a buscar nuestro auto para volver a nuestro hotel. La calle era un hervidero de gente, las luces te dejaban ciego no solo por el brillo sino por el colorido que tienen. Es una ciudad con una gran vida nocturna, mucha alegría y mucho gasto de dinero.

Regresamos al hotel abrumados con tanta maquinita, luces, gente dando vueltas y calor. Aunque a la noche la temperatura había bajado, el calor es insoportable, tómenlo en cuenta.

Al día siguiente, nos levantamos y fuimos de compras al Las Vegas Premium Outlets North, que era el que estaba más cerca de nuestro hotel y que por comentarios era mejor que su “hermano” del sur.  No es un shopping o mall como lo conocemos nosotros, cerrado, sino que es a cielo abierto, con algunos reparos, pero en la mayoría del recorrido estas al sol. Imagínense que el sol pegaba fuerte, pero, como entrabas y salías de los negocios que tenían muy buen aire acondicionado, se hacía soportable. Allí desayunamos y empezamos la recorrida. Están las principales marcas Americanas y extranjeras. Los precios muy buenos y algo a tener en cuenta es el tax. Todos los precios están exhibidos sin tax, cuando vas a la caja, al final te suman los impuestos, que, según el estado en que estes varían. Aquí  es de 8,37%. Igualmente a mí me parecieron precios muy accesible y con el correr del viaje y comparando con Orlando y Miami, en alguno casos eran más económicos. Compramos aunque no lo crean ropa  y zapatos de invierno que por razonas obvias estaban en liquidación. Pasamos una buena mañana y parte de la  tarde en haciendo compras y de allí fuimos a recorrer un poco la parte menos conocida de la ciudad.

Una vez que pasas las luces del Strip es como que caes en un oscuridad (no es tan así, pero parece) ya que salís del bullicio y luces de neón para entrar en la parte donde vive la gente que trabaja en el centro. Las casas son muy parecidas unas a otras, sencillas sin grandes pretensiones. Pasamos por la calle Fremont, que fue la primera calle conocida que tuvo la ciudad en sus orígenes. De día, no dice nada, de noche parece que es mucho mejor, pero, nosotros no llegamos a verlo.

Seguimos nuestro derrotero por los diferentes hoteles. Esta vez, le toco al Hotel Venetian que está unido al  The Palazzo, formando el hotel más grande de la ciudad. Reproducen en su conjunto la ciudad de Venecia con sus canales y gondoleros, la Plaza San Marco, el Palacio Ducal todo esto, bajo un cielo azul pintado. Una verdadera maravilla lo que lograron allí. Nosotros no queríamos dar un paseo en góndola, solo queríamos ir por la Pastelería Carlos, que aquí en Argentina es muy famoso por Buddy Ballastro y sus reality shows de pasteles. Dimos unas vueltas para encontrarlo, porque los locales estaban un tanto escondidos. Por supuesto que en la pastelería había cola para comprar. Nos compramos sfogliatelas y canolis… y, realmente, no eran ricos. La crema era muy artificial, demasiado y la masa, muy grasosa. Me decepcionó muchísimo.

Pasado este momento no muy agradable y después de mirar un poco los locales que había seguimos con nuestra recorrida de hoteles. Le tocó el turno al Luxor que es una réplica de las Pirámides de Egipto. Cuando entras, es como si estuvieras en un templo Egipcio. Hay unas galerías de esfinges con cabezas de carnero y en el techo hay una abertura que es la punta de la pirámide abierta dejando entrar la luz.

Adentro hay una exposición del Titanic.Este hotel está unido al Mándala y al Excalibur por un monorriel. Nosotros lo aprovechamos y nos fuimos a este último, porque lo que se veía por afuera nos daba curiosidad. Este hotel simula torres de diferentes formas y colores (rojo, azul, amarillo) que lo hace parecer un gran juego de Lego. Adentro, bueno, la temática es de la época medieval, nada del otro mundo que destaque. A su vez, el Excalibur está unido al New New York por una pasarela.

Hotel Excalibur

Como este hotel ya lo habíamos visto el día anterior, nos quedamos un rato jugando en sus máquinas a ver si la suerte estaba de nuestro lado, pero no, no lo estuvo. Cenamos allí aunque era temprano y nos fuimos a ver el Hotel MGM Grand. Está ambientado como la película del Mago de OZ. El hotel es conocido por sus eventos de boxeo, se nota que es un hotel que tiene sus años y que no fue muy modernizado.

Cuando salimos, teníamos que ir a buscar el auto  al hotel Caesar Palace, porque a nuestro entender es como que está en el medio de la Strip, vimos que había una tienda de M&M.ummmm, nuestra perdición!!. Si conoces la de Londres, sabrás que allí se encuentra de todo y para todos los gusto. Nos llevamos nuestra bolsita con confites para disfrutar de regreso al hotel.

Nuestro último día en Las Vegas, nos encontró visitando los últimos hoteles. Hicimos el check in temprano para poder disfrutar de la ciudad desde temprano sin tanto calor. Como nuestro vuelo salía a las 23 hs y teníamos que devolver el auto en el aeropuerto, cargamos las valijas en él y nos fuimos a dar una vuelta en el monorriel que recorre la ciudad. Bastante decepcionante la vuelta que dimos. Son solo 7 estaciones y se ve toda la ciudad desde arriba. Las estaciones quedan siempre cerca de algún hotel, pero hay que mirar bien en donde bajarte. Nosotros dimos la vuelta completa, volviendo al hotel a recoger el auto y empezar a ver los hoteles desde allí hasta el sur, que es donde está el Aeropuerto.

El primero que vimos fue el Circus Circus, un hotel un tanto viejo y descuidado, quizás porque es un hotel dedicado a la familia. Adentro hay un circo y esta el Adventuredome, que es un parque de atracciones donde hay hasta una montaña rusa. Si vas con chicos y no queres gastar mucho dinero este es el lugar.

Llegamos al hotel Treasure Island que lo único destacable es su entrada con un enorme galeón con figuras clásicas de piratas. Adentro, más de lo mismo, máquinas y ambiente puro de casino.

A su lado está el hotel Mirage cuya temática es una laguna de los mares del sur, con lagos, grutas, cascadas y palmeras. Como el hotel Bellagio, ofrece un espectáculo llamado Mirage Volcano, en donde todas las noches, cada hora, se reproduce una erupción volcánica. No dejes de verlo!!

Para el final de recorrido nos quedó el hotel Flamingo, el cual me sorprendió por su jardín con plantas y animales, coloridos y exóticos. Vi que había muchas personas dando vuelta  sobre todo en el check in. En si el hotel parece un tanto antiguo.

Todavía había sol, así que nos fuimos para el clásico cartel de Las Vegas en la entrada de la ciudad. Hicimos las clásicas fotos y desde allí y con tiempo fuimos a devolver el auto en el aeropuerto.

Las Vegas

El viaje a Las Vegas llegaba a su fin. Otra curiosidad es que, también en el aeropuerto hay maquinas tragamonedas como cualquier otro casino de la ciudad.

Aeropuerto de Las Vegas

Que sensación me deja la ciudad del pecado???. Raras, por un lado, me parece una gran ciudad con mucho para hacer, por el otro, me parece aburrida, porque su único atractivo, son los casinos, que cuando ves uno, ves todos.

Si volvería? Mmmmm, no sé. Creo que de volver, lo haría solo porque día a día, van surgiendo nuevos hoteles y alguna que otra atracción. Seguro que dedicaría si o si un día a la excursión al Gran Cañón.

Los espero en el próximo post!! Si te gusto, déjame tu comentario.!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s