ESPECIAL PLAYAS: CANCUN

Ustedes dirán, porque el título. Les cuento: Las playas no son mi fuerte. El sol me hace muy mal a la piel, me pongo roja como tomate y después me da alergia, entonces trato de no ir.Van a notar que dentro de todos los destinos a los que he viajado han muy poca playa, por eso son Especiales.

Este viaje es un tanto antiguo y se complementó con unos días de trabajo en México DF y Cancún y unos días de descanso en Playa del Carmen. La historia dice que en ese momento trabajaba para una agencia de viajes que tenía un departamento mayorista de México y no me parecía serio no conocer el destino, por eso aproveche la visita al DF para conocer la Riviera Maya.

Llegamos a Cancún procedente de México DF, en el mes de abril. Habíamos tomado un vuelo de Aeroméxico que cuando estábamos todos sentados y dispuestos a despegar, el piloto dice: “Señores, me siento mal, por favor esperen por mi reemplazante”. Miren que me han pasado cosas raras, pero, esto nunca lo había ni siquiera escuchado. En definitiva la espera fue de casi dos horas adentro del avión.

Asi se ve Cancun desde el aire

Cuando llegamos a Cancún y luego de recuperar nuestra valija, salimos al hall de arribos porque allí nos esperaban para darnos un traslado privado que ya había arreglado desde acá. Menos mal que fue así, porque apenas pusimos un pie en ese hall se nos abalanzaron un montón de personas, ofreciéndonos, desde desayunos gratis, traslados, excursiones, autos, cualquier cosa. Tómenlo en cuenta y si es posible traten de contratar desde su lugar de origen un traslado privado que no es tan caro.

Por suerte nos estaban esperando y muy rápido tomamos una combi que nos llevó al hotel contratado. En este caso el hotel se llamaba Ambiance Suites at Kim Ha, que está ubicado en la zona hotelera en el kilómetro 8.5 digamos que estaba en el límite de las mejores playas. Este hotel ahora lo van a encontrar con el nombre de Beachscape Kim Ha Villas  y Suites Cancún.  Es un muy buen hotel a un precio accesible, sin grandes lujos en su estructura. La playa de arena blanca y el mar súper tranquilo apto para nadar y para ir con chicos.  Les dejo acá unas fotos para que lo vean. Se los recomiendo. Lo único que tenía quizás como contra es que son departamentos con cocina pero, no he visto ascensor. Nosotros estábamos en el segundo piso y siempre subimos y bajamos por escalera.

La idea de esta parte del viaje, era, además de descansar un poco, hacer la excursión a Chichen Itza e Isla Mujeres, todo por nuestra cuenta. Por supuesto que también recorreríamos la zona de Cancún y visitaría algunos hoteles. En total estaríamos 4 días completos.

Esa tarde luego de registrarnos y dejar las valijas en la habitación, nos pusimos nuestros trajes de baño y fuimos a explorar la playa. La verdad es que era muy linda, con servicio de playa incluido dentro de lo que habíamos pagado. Las toallas las retirabas de la piscina, mostrando la pulsera que te daban al momento del registro. Caminamos por la playa disfrutando de esa arena blanca que por suerte no quemaba, nos metimos en el agua que era bien color turquesa, casi sin olas. En fin, pusimos la mente en blanco y solo pensamos en que íbamos a hacer a la noche.

Nos quedamos hasta bien entrada la tarde en la playa porque la temperatura era agradable, nos bañábamos e nos íbamos a recorrer la ciudad en busca de algún lugar para comer. En Cancún se come temprano casi como si fuera Estados Unidos, así que teníamos ser tipo rayo veloz para arreglarnos, caminar hasta el centro y encontrar un lugar donde cenar. La habitación que nos habían dado era tan grande que tenía un baño completo y una ducha separada. Biennnn!!!!, lo hicimos en tiempo record…ja ja.
Salimos antes de las 2030 y caminamos unas 10 cuadras hasta digamos, el cuerpo del 7. En los tips les conté que Cancún tiene forma de 7, pues bien, nosotros estábamos casi al final del palito de arriba y para doblar teníamos que caminar unas 10-12 cuadras. Se puede hacer tranquilamente caminando, no se hace pesado, hay gente siempre, no hay peligro. También podes tomar el autobús que recorre la zona hotelera y que pasa cada 5 minutos. Nosotros queríamos caminar.

El Boulevard Kukulkan es la arteria que une a toda la zona hotelera. De acuerdo al tramo en que estés, es más o menos concurrida. El sector donde estaba el hotel, no es tan concurrido de gente, pero, si seguís caminando hasta dar la vuelta hacia Punta Cancún, el paisaje cambia. Además de grandes hoteles como los Fiesta Americana, tenes infinidades de restaurantes, bares y discotecas. Lo primero que ves, es la gran marquesina de Coco Bongo, que es una de las discotecas del momento y después la gran guitarra del Hard Rock Café que está en el shopping  Fórum. Aqui les dejo unas fotos de dia

Caminamos un poco más hasta llegar al mercado de artesanías que esta sobre el boulevard ya que, a partir de ahí es como que el centro se cortaba y daba paso, solo a grandes hoteles. Miramos las artesanías que había, con precios no tan convenientes y decidimos comer en el Hard Rock. Entramos a Fórum, donde había un mundo de gente paseando, mirando vidrieras, o averiguando por excursiones, porque allí había puestos tanto de Chichen Itzá como de Xcaret. Para el Hard Rock, había una  cola terrible, por eso, luego de dar una vuelta por ahí, salimos y nos cruzamos hasta Hooters, porque el resto de los restaurantes de la zona ( Carlos’n  Charlie’s,Señor Frogs) estaban muy llenos a pesar que no llegábamos a las 22 hs. Ahí no había que esperar mucho y comimos bien, no tan caro. Después volvimos al Fórum por un helado y de allí caminando despacito nos fuimos al hotel.

Al día siguiente por más que no teníamos contratado el desayuno, fuimos a tomarlo en el hotel. Es una buena opción porque era buffet y no era caro. La idea era ese día dedicarlo a Isla Mujeres. Estaba muy linda la mañana y luego del desayuno, caminamos hasta el puerto para tomar el ferry hasta la isla. Solo caminamos unos 2 kilometros, hasta Playa Tortugas donde estaba la salida del ferry Ultramar. Si no te alojas cerca de esta salida, hay otros lugares donde podes tomar el ferry: Playa Caracol, El embarcadero, Punta Sam o Puerto Juárez. De acuerdo a donde salgas, las tarifas eran diferentes, la más económica es saliendo de Puerto Juárez, que te va a convenir siempre y cuando estés alojado en esa zona, porque si no lo estás, al sumar el transporte público, ya no es conveniente.

Si te vas a alojar en la isla, tomate este ferry porque te permite subir con equipaje. Si tenes auto, deberás ir si o si a la terminal de Punta Sam

 Compramos ahí mismo el boleto de ida y vuelta. No tardó mucho en llegar y nos acomodamos en la parte de arriba, al sol, porque no hacía mucho calor y estaba agradable. El viaje fue corto, más o menos media hora.

Cuando bajamos en el puerto al salir del edificio, había algunos puestos para alquilar carritos de golf para poder recorrer la isla a nuestros tiempos. Alquilamos unos 500 pesos mexicanos, que era la tarifa fija que tenían. Seguramente estos valores habrán cambiado con el tiempo. Lo único que te piden es la licencia de conductor. Nosotros de casualidad teníamos las nuestras de Argentina, y nos lo dieron, pero si no los tenes, no te lo alquilan. Obvio que también te van a pedir un depósito que se devuelve cuando retornas el carrito, a nosotros nos aceptaron la tarjeta de crédito.

El carrito de golf es el medio de transporte que utilizan casi todas las personas, incluso los locales. No desarrollan gran velocidad, pero, te lleva a un buen ritmo. La precaución es ponerte bastante protector solar, porque quieras o no, el sol te da por todos lados sin darte cuenta.
Bueno, me toco a mí manejar este carrito, aunque en mi vida me había subido a uno. La sensación es rara, pero divertida. Salimos sin rumbo fijo, por la calle principal a ver que nos encontrábamos a nuestro paso. La isla tiene solo unos 13 kilómetros, en su parte más larga, lo que nos daba tiempo suficiente para recorrerla.

Seguimos por la calle principal, con dirección al sur y en el camino nos acompañó el mar al costado y al otro lado unos cuantos murales de colores fuertes.
En el camino a la Punta Sur, pasamos por el Parque Nacional Garrafón en donde vimos  a la gente hacer tirolesa. En este parque se hace  mucho snorkel y buceo.

Cuando llegamos a la Punta Sur, dejamos el carrito en un estacionamiento porque se tenía que seguir a pie. En la zona hay un parque con unas hermosas esculturas, un faro y unas vistas increíbles de los acantilados.

Luego de un rato allí empezamos el retorno, había momentos en que la ruta se tornaba un poco monótona porque no había grandes paisaje. Llegamos hasta la Playa norte que es muy linda, con arena muy blanca y mar color turquesa. Nos íbamos a quedar ahí, pero, como todavía teníamos tiempo hasta el retorno, seguimos dando vueltas por la isla y así llegamos a Tortugranja que se dedica a preservar los huevos de tortuga de manera segura para evitar los depredadores. Una vez que nacen las tortugas se las lleva al mar. Es un paseo interesante orientado a los chicos. En el camino vimos un delfinario dentro de un hotel. La entrada no era muy cara, pero, nadar con delfines tenía un costo elevado (USD 100), así que, dimos las buenas tardes y nos volvimos a nuestro carrito de golf.

Ya era media tarde y antes que saliera nuestro ferry, queríamos hacer un rato de playa. Nos fuimos nuevamente a Playa norte, estacionamos el carrito y nos dedicamos solamente a disfrutar de la playa. Nosotros no alquilamos reposeras, ni palapas, pero, si queres lo podes hacer.

Teníamos ferry a las 18 hs y con tiempo suficiente fuimos a devolver nuestro carrito, recorrimos un poco los negocios de artesanías de la zona y nos volvimos a Cancún, en un ferry un poco más grande.

Volvimos al hotel a descansar un rato y prepararnos para cenar en algún lugar lindo de la zona hotelera.

Esa noche tomamos el autobús, porque estábamos un tanto cansados de caminar. Nos tocó el shopping  La Isla. Que decirles de este shopping. Sencillamente hermoso, tiene una parte abierta y otra cerrada. No solo hay tiendas nacionales e internacionales, también alberga al acuario y los mejores cines. No dejes de visitarlo, pueden pasarse horas allí y no te aburrís.

Salimos  al cierre del shopping, con el tiempo justo para tomar alguno de los últimos autobuses hasta el hotel. Llegamos y caímos rendidos después de un día de muchas aventuras.

Nuestro día comenzó con un desayuno en el hotel. Ese día tenía que trabajar….si, tenía que ir hasta Ciudad Cancún a visitar al operador mayorista que nos proveía los servicios en Argentina. Nos tomamos el autobús hasta la ciudad a media mañana y luego de mi visita que duro hasta pasado el mediodía, nos pusimos a recorrer esa parte de la ciudad. Aprovechamos que la oficina que visite estaba cerca del Paseo de las Palapas, y además de visitarlo, comimos algo allí. Los precios eran más económicos que en la Zona Hotelera y la comida mucho más rica, sin tanto belleza como ves en el centro. Se nota que la zona no tiene grandes pretensiones, es todo más simple.

Después del almuerzo tardío, seguimos caminando un poco y llegamos al famoso Mercado 28 que es un mercado de artesanías muy colorido y sobre todo económico para traer recuerdos. Había leído que era más barato comprar aquí que en el centro, y es totalmente cierto y si regateas mucho mejor.

Volvimos caminando hasta la Avda. Tulum para tomar nuestro autobús hasta el hotel y después de unos 15 minutos como mucho llegamos. De pasada vimos la Plaza de Toros que es imponente.

Todavía había sol, así que nos pusimos nuestros trajes de baño y nos fuimos a la piscina. Estaba muy buena, lo único es que había unos cuantos niños, lo que la hacía muy ruidosa.

Piscina Hotel Ambiance

Al día siguiente habíamos previsto ir a Chichen Itzá para lo cual teníamos que alquilar un auto. A dos o tres cuadras del hotel había una oficina de Hertz. Ya habíamos averiguado en Buenos aires cuanto nos costaba y esta era la más económica. Cuando íbamos a comer pasamos y alquilamos un auto tipo Corsa por 2 días a USd 75. Nos aventuramos a ir casi hasta el final del Boulevard Kukulkan para conocerlo bien, había bastante tráfico pero, como nadie nos corría, lo hicimos tranquilos. Cenamos nuevamente en el shopping La isla porque nos habían quedado algunas partes sin ver.

Como nos teníamos que levantar temprano, nos fuimos a dormir súper temprano.

Desayunamos en el hotel y salimos preparados para la ruta. Sabíamos que el viaje era largo y antes de agarrar la ruta marcada pasamos por un mercado para comprar bebidas y algunas provisiones para entretenernos en el camino. La ruta era muy fácil, más allá que en ese momento no teníamos GPS para guiarnos, sino que lo hicimos con mapas comunes y señalización. La ruta era la 180 que tiene 2 peajes (no tengo el costo, pero no era muy caro, porque me acordaría). Antes de llegar a Chichen Itzá pasas por el medio de una ciudad llamada Valladolid que por lo que se veía parecía un lugar muy lindo. El viaje total fue de más o menos 2 horas. El auto tenia aire acondicionado y lo usamos todo el camino porque hacia bastante calor.

Compramos las entradas básicas. Había opción de contratar in situ un guía para ir en grupo, pero, no lo hicimos. Ahora a la distancia me parece que hubiera sido muy bueno tenerlo para entender un poco más de la historia, pero, si vas por tu cuenta y si leíste algo antes se entiende bastante.

Lo importante: Lleva protección solar en grado alto. Hay mucho sol y no hay sombra donde guarecerse .Si sufrís mucho el sol, te aconsejo que lleves una sombrilla porque pega fuerte.  También lleva sombrero, lentes de sol, ropa cómoda y bebida para refrescarse. Hay lugares adentro para comprar pero son mucho más caras que lo que cuesta normalmente.

Chichen Itzá es una antigua ciudad Maya, que en el año 2007 fue declarada una de las siete maravillas del mundo moderno. Si tenemos que hablar de una imagen emblemática, es la Pirámide de KukulKan.Alli se produce un fenómeno de luz y sombra durante el equinoccio. A medida que el sol asciende va iluminando las escalinatas con formas de triángulos combinando luces y sombras.

El complejo en si es fácil de recorrer, en cada lugar tenes una placa que te explica que es cada cosa. A la entrada te dan un mapa con una pequeñas guía así que no te perdes para nada. Además de la Pirámide, que, lamentablemente no se puede subir más, tenes el Juego de Pelota, las Mil columna, El Observatorio, el Cenote Sagrado y el Templo de los Guerreros. Estos serían los lugares que tenes que ver como más interesantes. La visita en si nos llevó más o menos 2 horas, haciéndola a nuestro tiempo, seguramente con un guía lo haces más rápido.

Luego nos quedamos dando vueltas por el complejo, había unos puestos de venta de artículos regionales que fuimos a mirarlo y a eso de las 4 de la tarde nos volvimos al hotel. Llegamos tipo 1830-19 hs, porque encontramos más transito al regreso, sobre todo a la entrada de la ciudad. Esa noche cenamos una muy rica pizza en nuestra habitación. El sol nos había cocinado, por más que estábamos muy protegidos.

Nuestro último día completo en Cancún amaneció muy lindo como para disfrutar del sol. Si bien  estábamos un poco doloridos del sol del día anterior, luego del desayuno nos fuimos un rato a la playa hasta el medio día que el sol empezaba a calentar mucho. Nuestra habitación en el hotel, tenía dos balcones muy lindos y decidimos aprovecharlos para comer allí. Como verán ese día no había nada preparado para hacer, sobre todo porque al día siguiente teníamos que irnos ya para nuestro próximo destino que era Playa del Carmen.

A la tarde nos fuimos a la piscina y por la tarde noche, devolvimos el auto. Nos teníamos que despedir de la ciudad. Encontramos que la ciudad tenía un Casino nos hicimos una pasada rápida porque no queríamos gastar mucho dinero. El Casino está adentro del Hotel Oasis Cancún y en ese momento había mucha más gente local que turistas. Pudimos cenar ahí porque había un restaurant de comida mexicana. Es un lindo lugar como para pasar un rato. No pretendas hacerte millonario, porque no lo vas a logar. Cumple la función de entretenerte un rato.

Volvimos al hotel en el autobús, al día siguiente teníamos que ir hasta ciudad Cancún, hasta la terminal ADO a tomarnos el micro hasta nuestro próximo destino: Playa del Carmen. Ese será un próximo especial de playa.

Decididamente Cancún es una ciudad muy especial, amigable, con buenas playas, con cosas para hacer siempre y para todos los gustos. En cualquier momento vuelvo para hacer una actualización, porque creo que la ciudad fue evolucionando para mejor. Comparando con lo que me han contado mis conocidos y clientes que fueron después, cada día hay más cosas para hacer.

Si te gusto este post, dame un like!!!. Nos vemos en la próxima!!!!