Monaco, Glamour y mas…

Mónaco

Dicen que la curiosidad mata al gato. Desde hace mucho tiempo tenia curiosidad por saber que había en este pequeño estado, célebremente conocido por sus príncipes, su tenis y sobre todo su gran premio de fórmula uno.

No es un lugar que depare muchos días de visita, es más, si queres poder hacer base en otro lugar y tomarte un tren, hacer una visita de día y volver a dormir en tu lugar de origen. Mucho no hay que hacer, salvo los grandes paisajes y los yates de millonarios en el puerto.

La primera vez que fuimos, la planificación nos falló. Compre un pasaje desde Roma hasta Niza con la idea de hacer base allí, visitar Mónaco y volver a dormir a ese lugar. No contábamos con que el día elegido se corría el gran premio de fórmula uno. Intente cambia el vuelo, imposible, intente conseguir hotel, imposible, bueno, resignación veremos en destino que conseguimos. Pensé algún hotel aunque sea en el aeropuerto de Niza encontrare… error. Bueno para resumir llegamos, tomamos un micro llegamos a Mónaco y nada, no pudimos recorrer casi nada porque la ciudad estaba literalmente vallada.  Lo único que pudimos hacer es comprarnos un pasaje en tren para ir a Milán.

La segunda vez lo primero que hice fue ver en que fecha se corría el gran premio y si bien coincidía con nuestras vacaciones, antes de comprar algún medio de transporte me asegure de tener donde dormir.

Conseguí un hotel económico en Mónaco que era el Novotel Monte Carlo. Pague unos 120 USD, que para la época y lugar era una tarifa buena. La idea era estar un día completo. Veníamos desde Paris, así que, llegamos en tren a  la tarde. También ahí agarramos una promoción  que por más o menos unos 110 USD viajábamos en primera clase, con servicio de comida incluido. El viaje en tren es largo, pero lo pasas muy bien y sobre todo el tren es cómodo. Salimos de Gare Lyon y llegamos a Niza en un tren TGV que tardo más o menos unas 6 horas. De allí hicimos una combinación con un tren local que sale de la misma estación y que llego a Mónaco luego de unos 30 minutos de viaje. Es lo que comúnmente se conoce como un tren local, es el mismo tren que se toma la gente que vive en la zona y que va a hacer compras o trabajar a otra ciudad. Es como si en Argentina te tomas el tren en retiro y vas para zona norte, salvando las distancias y calidad de tren. 

La estación de Mónaco Montecarlo, está bajo tierra, para llegar a la superficie tenes que tomar o bien las escaleras mecánicas o bien los ascensores. Cuando llegas, lo primero que ves es un puesto de Ferrari.

Tomemos en cuenta que nosotros llegamos un día martes y el Gran premio se corría al domingo siguiente. Por suerte nuestro hotel estaba subiendo la avenida  Princess Charlotte que justo desemboca en la estación de tren, así que caminamos menos de 1 cuadra.

El hotel es divino moderno pero sencillo. La habitación no tenía vista, porque al ser una tarifa promocional, las habitaciones son las estándar. No importa, solo lo utilizamos para dormir. Ese día como era media tarde mucho no hicimos más allá de caminar por los alrededores para familiarizarlos con el lugar.  Nos guardábamos para el día siguiente que íbamos a tenerlo completo.

Esa noche comimos en un pequeño restaurante en la cima de la ciudad. Había mucho ambiente de Fórmula uno, así que había mucha gente por la calle.

Al día siguiente, luego de un buen descanso, nos levantamos y desayunamos en el hotel. Un desayuno muy variado y recomendable, había cosas para todos los gustos y sobre todo había una línea para celiacos.

Finalizado el desayuno empezó nuestro recorrido. El hotel se encuentra en una zona bastante glamorosa, caminamos por el Boulevard Princess Charlotte y bajamos luego por el Allees des Boulingrins hasta desembocar en la plaza del Casino. Es una zona  con mucho lujo y negocios de grandes marcas. La plaza tenía una gran fuente y flores, muy alegre, bien cuidada y sobre todo muy limpio.

En el edificio del casino esta también la Opera de Montecarlo. Al casino teníamos previsto ira a la noche así que no entramos, igualmente hay que abonar entrada y vestir por lo menos chaqueta para los hombres.

En esta plaza hay siempre estacionados autos de lujo que te permiten sacar unas fotos que en otro lugar del mundo no podrías.  Aquí unos ejemplos

Hacia un costado  en diagonal al casino está el famoso Café de Paris y detrás el Casino del Café de Paris., también hay una zona de negocios de grandes marcas.

Desde la plaza sale una calle en diagonal que es peatonal en donde están las marcas más top de Mónaco, si quieren gastar algo de dinero, es el mejor lugar para comprar, sino, bueno, todavía por mirar no te cobran, aprovechen!!!

Queríamos llegar hasta el límite del principado, así que luego de unas vueltas, tomamos la avenida  des Spelugues  y llegamos a la zona de la famosa curva del Gran premio de Fórmula uno y al hotel Fairmont. La vista que había desde allí era muy hermosa. Lo que me llamo la atención es que en la terraza del hotel había como una pequeña grada, seguramente reservada para los pasajeros del hotel. Tenían una muy buena visual del circuito!!!!.

 Luego de unas fotos tomamos la  Avenida Princess Grace y continuamos caminamos por la costanera. Pasamos por el Jardín Japonés  el monumento a la Princesa Grace y llegamos al punto en donde pudimos bajar a la playa

Si bien no era temporada, ya había gente tomando sol. Había como un balneario con reposeras y por lo que se veía servicio de comidas en donde la gente tomaba sol y bebía champagne.

Nosotros nos quedamos un rato tomando un poco de sol porque el día era hermoso, aunque no llevábamos traje de baño metimos nuestros pies en el agua y estaba completamente fría. La playa en si no es arena sino que es de conchilla, así que hay que andar con cuidado por que te podes resbalar o cortar.

Luego de un rato allí, salimos de la playa, subiendo las escaleras, llegamos nuevamente a la avenida Princess Grace, caminamos por allí pasando por el hotel  Le Meridien que muy lujoso y caminando por allí, llegamos al límite del principado con Francia.

Nos quedaba por visitar el puerto y la zona del Observatorio y el Palacio real, así que empezamos a bajar por la misma avenida Princess Grace. Después de caminar más o menos media hora llegamos a la zona del puerto, que estaba bastante cerrada. Igual pudimos ver bastantes yacht que estaban amarrados ahí, muy lujosos y también había algunos que se podían alquilar para pasar el día.

Nos faltaba la última parte del recorrido. A esta altura tratar de llegar a hasta la zona de la Catedral y el Palacio se nos complicaba porque había muchas calles cerradas. Dimos un montón de vueltas y pudimos llegar después de caminar mucho. El Palacio y el Museo Oceanográfico los vimos por fuera, porque, ya era tarde como para pagar una entrada y ver las dos cosas bien. Me quede con las ganas sobre todo por el Museo que por lo que vi en la página parecía muy bonito e interesante. Viendo ahora como hicimos el recorrido, tendríamos que haber empezado al revés, pero, bueno, todo sirve de experiencia.

Empezamos el regreso hacia el hotel. Llegamos, descansamos un rato de tanta subida y bajada y nos arreglamos para ir a cenar y al casino. Como les comente, habíamos averiguado que para ir al casino hacía falta un vestuario elegante. Los hombres con chaqueta y las mujeres bien vestidas, no especificaba nada especial. Antes cenamos el en Café de Paris, ufff realmente muy caro para el tipo de comida que servían (estilo francés obvio) pero dijimos una noche de vida hay que darse!!! Luego de la cena fuimos al casino, la entrada nos costó unos 10 Euros y nos pidieron una identificación para entrar. El edificio en si es espectacular, muy señorial y elegante, pero…… la verdad que me desilusiono un poco. Me parece que tenía más expectativas que no se cumplieron. La ruleta era tal cual como se veía en las fotos, pero la zona de las tragamonedas, me pareció vieja como desactualizada. Es más, aquí en Argentina había maquinas más modernas que las que vimos allí.

Ya que habíamos pagado la entrada, nos quedamos hasta que cerro, dando vueltas, jugando un poco, viendo como la gente jugaba. Al cierre nos fuimos al hotel, porque al día siguiente nos íbamos para Niza.

Te dejo este link para que veas algunos tips

Como conclusión de esta visita, me parece que el destino, tiene  una gran cantidad de vistas desde diferentes lugares que hace que valga la pena visitarlo. Nada más.  Realmente creo que no volvería porque no hubo nada que me dieran ganas de volver a ver. Lo único, que podría ser es el Museo y el Palacio pero creo que no me alojaría allí y solo me tomaría el tren desde algún punto de la costa azul para ver esos dos puntos y volvería. Lo que si tengo totalmente en claro, es que no volvería en la fecha del Gran Premio de Fórmula Uno, ya que, la ciudad de blinda de tal manera que para ir de un lugar a otro hay que dar millones de vueltas.

Proximo destino……… ¡Sorpresa!!!!!

3 comentarios en “Monaco, Glamour y mas…”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s